Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más info

Criterios de deducibilidad de las cuotas de renting de un vehículo en IVA y en IRPF

Criterios de deducibilidad de las cuotas de renting de un vehículo en IVA y en IRPF - El Blog de Agüera & Fuentes

En este artículo vamos a tratar los criterios que tiene en cuenta la Dirección General de Tributos, sobre la deducibilidad en IVA e IRPF de las cuotas de renting de un vehículo adquirido por un profesional en el ejercicio de su actividad.

La DGT, en la consulta vinculante V0425-19, de 28 de febrero de 2019 responde a esta cuestión que vamos a tratar de simplificar a continuación:

  • Deducibilidad en IVA:

El artículo 95 de la Ley de IVA expresa que para que se genere el derecho a la deducción de cuotas soportadas por la adquisición de bienes o recepción de servicios se precisa, entre otros requisitos, que la afectación a la actividad empresarial sea directa y exclusiva.

No obstante, se admite la afectación parcial cuando sea un bien de inversión el objeto de la adquisición, importación, arrendamiento o cesión de uso por otro título. Para vehículos turismo, como regla general, se presume que el grado de afectación es sólo del 50%, salvo que el interesado acredite un porcentaje de utilización diferente (art. 95.Tres.2ª LIVA).

Sólo en ciertos sectores dicha presunción es del 100%: (los vehículos mixtos utilizados en el transporte de mercancías, en la prestación de servicios de transporte de viajeros mediante contraprestación, servicios de de vigilancia, de enseñanza de conductores o pilotos, en los desplazamientos profesionales de los representantes o agentes comerciales, y los utilizados por sus fabricantes en la realización de pruebas, ensayos, demostraciones o en la promoción de ventas).

¿Cómo acreditar la afectación parcial?

Para poder practicar la deducción, es preciso que el adquirente posea factura original de la adquisición o contrato de renting emitido a su favor, pero no es el único requisito.

En cuanto al modo de acreditar la afectación, deberá tenerse en cuenta que, a estos efectos, será válido cualquier medio admitido en Derecho. Sin embargo, a efectos prácticos, no será prueba suficiente la autoliquidación presentada por el propio sujeto pasivo, ni la contabilización o inclusión de los correspondientes bienes de inversión en los registros oficiales de la actividad empresarial, sin perjuicio de que esta anotación sea otra condición necesaria para poder ejercitar el derecho a la deducción.

La carga de la prueba de la afectación recae en el contribuyente, y esté deberá valerse de un conjunto de pruebas que confirmen que el vehículo esté afecto a la actividad, por ejemplo: demostrando que tiene un segundo vehículo, llevando registro desplazamientos que coincidan con el kilometraje del vehículo…entre otras. Una vez probada la afectación, se puede aplicar la presunción del grado de afectación del 50%, debiendo probarse un grado de afectación superior, si se quisiera aplicar otro mayor. De igual forma, una vez probada la afectación, para aplicar un porcentaje menor, deberá ser la propia Administración quien pruebe un grado inferior, invirtiéndose, con la presunción, la carga de la prueba.

  • Deducibilidad en IRPF:

Respecto al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, en primer lugar hay que determinar si el vehículo en renting se encuentra afecto a la actividad empresarial.

Para que el vehículo tenga la consideración de elemento patrimonial afecto, será necesaria la afectación exclusiva a la actividad, salvo que se trate de una actividad citada en el apartado 4 del artículo 22 del Reglamento de IRPF, y sólo desde esta perspectiva podrán considerarse deducibles los costes y gastos ocasionados por su adquisición y utilización (entre los que se encuentran las cuotas derivadas del contrato de renting).

Para el caso expuesto, si dicho contrato de renting reúne los requisitos previstos en el punto 5 y 6 del artículo 106 de la ley del Impuesto de  Sociedades tendrán la consideración de gasto fiscalmente deducible:

  • la carga financiera satisfecha a la entidad arrendadora
  • la parte de las cuotas de arrendamiento financiero satisfechas correspondiente a la recuperación del coste del bien, teniendo en cuenta como límite el importe que resulte de aplicar al coste del bien el duplo (el triple, si tiene la consideración de empresa de reducida dimensión) del coeficiente de amortización lineal según tablas de amortización oficialmente aprobadas que corresponda al citado bien. El exceso será deducible en los períodos impositivos sucesivos, respetando igual límite.

 Para el caso de que no se dieran los requisitos del artículo 106 de la Ley de Impuesto de Sociedades, tendrá la consideración de gasto fiscalmente deducible la carga financiera satisfecha, así como un importe equivalente a las cuotas de amortización que, de acuerdo con los sistemas de amortización establecidos en el apartado 1 del artículo 12 de la citada Ley, corresponderían al bien objeto del contrato.

También se advierte que, la deducción en IRPF es aplicable cuando a la compra del vehículo no existan dudas de que se va a ejercitar la opción de compra, pues de no ser así, no tendrá la consideración de gasto fiscalmente deducible.

Por último, en caso de que el contribuyente no fuese a ejercitar la opción de compra, además de no constituir un elemento patrimonial afecto, la deducibilidad como alquiler en el régimen de estimación directa deberá tener en cuenta lo establecido en el artículo 10 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades en cuanto a la determinación del rendimiento neto de la actividad económica, y, en particular, su artículo 15.1.e), que señala qué gastos no tendrán la consideración de fiscalmente deducibles en la actividad, así como poder probar la correlación de dicho gasto con la actividad desarrollada.

Este Despacho se pone a su disposición para aclarar cualquier cuestión de asesoramiento fiscal al respecto.

Publicado por:

María Muñoz Morillo-Velarde

María Muñoz Morillo-Velarde

Dpto. Contabilidad – Agüera & Fuentes

Licenciada en Administración y Dirección de Empresas

Más artículos de María Muñoz Morillo-Velarde

Fiscal, Imp. Sociedades, IVA, Renta 07 de junio de 2019

Deja un comentario