Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más info

Tributación de la indemnización por seguro de vida en IRPF y en ISD

En función de quién sea el tomador (quien paga la prima), el asegurado (sobre quién recae el riesgo) y el beneficiario (quien recibe la prestación), los seguros de vida tributan en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) o en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD).

 

 

Cuando el tomador del seguro es la misma persona que el beneficiario, el cobro de la prestación tributa por IRPF (como renta del ahorro, rendimientos del capital mobiliario, a un tipo de entre el 19 y 23% en función de la cantidad.). Es decir, si beneficiario y contratante coincidiesen, el negocio resultaría oneroso, y las cantidades percibidas se integrarían en el IRPF (DGT 19-6-95).

En este punto, debemos saber que el tratamiento fiscal no es el mismo si se cobra la prestación en forma de capital (pago único) o si se cobra en forma de renta. Si se rescata en forma de capital, se tributará por la diferencia entre las prestaciones y las primas aportadas. En cambio, si se opta por una renta (temporal o vitalicia), el rendimiento neto será el resultado de aplicar a la cantidad que se reciba un porcentaje, que depende del número de años que dure la misma renta temporal, o de la edad que tenga el beneficiario en el momento en que comienza a recibir la renta vitalicia.

Por el contrario, En el ISD tributan los seguros en los que quien paga no es la persona que se beneficia. En función de quien sea el asegurado, se tributará bajo la modalidad mortis causa (sucesiones) o inter-vivos (donaciones).

Si el tomador coincide con el asegurado, se tributa en el Impuesto de Sucesiones al pasar el dinero de una persona que ha fallecido (tomador y asegurado) a una persona viva (beneficiario). Por ejemplo, una persona que contrata un seguro para que en el momento de su fallecimiento, su cónyuge reciba una prestación.

En el caso de que tomador y asegurado no coincidan, se tributa en el Impuesto de Donaciones por ese dinero que recibimos de otra persona. Este sería el caso de quien contrata un seguro de vida para que si su cónyuge fallece, su hijo reciba una cantidad determinada, por ejemplo.

Este despacho se pone a su disposición para aclarar y completar la información tributaria de éste artículo de nuestro blog.

Publicado por:

Amparo Ramírez Cabello de Alba

Amparo Ramírez Cabello de Alba

Responsable Dpto. Fiscal y Contable – Agüera & Fuentes

Doble Grado en Derecho y Administración y Dirección de Empresas

Más artículos de Amparo Ramírez Cabello de Alba

Destacados, Fiscal, Renta 08 de febrero de 2019

Deja un comentario